AMIGOS QUE SE UNEN ..

viernes, 15 de febrero de 2013

Octavio Paz


MARAVILLAS DE LA VOLUNTAD
 A las tres en punto don Pedro llegaba a nuestra mesa, saludaba a cada uno de los concurrentes, pronunciaba para sí unas frases indescifrables y si­lenciosamente tomaba asiento. Pedía una taza de café, encendía un cigarrillo, escuchaba la plática, bebía a sorbos su tacita, pagaba a la mesera, toma­ba su sombrero, recogía su portafolio, nos daba las buenas tardes y se marchaba. Y así todos los días.
¿Qué decía Pedro al sentarse y al levantarse, con cara seria y ojos duros? Decía: —Ojalá te mueras.
Don Pedro repetía muchas veces al día esa frase. Al levantarse, al terminar su tocado matinal, al en­trar o salir de casa —a las ocho, a la una, a las dos y media, a las siete y cuarto—, en el café, en la oficina, antes y después de cada comida, al acostarse cada noche. La repetía entre dientes o en voz alta; a solas o en compañía. A veces sólo con los ojos. Siempre con toda el alma.
Nadie sabía contra quién dirigía aquellas pala­bras. Todos ignoraban el origen de aquel odio. Cuando se quería ahondar en el asunto, don Pedro movía la cabeza con desdén y callaba, modesto. Quizá era un odio sin causa, un odio puro. Pero aquel sentimiento lo alimentaba, daba seriedad a su vida, majestad a sus años. Vestido de negro, pa­recía llevar luto de antemano por su condenado.
Una tarde don Pedro llegó más grave que de costumbre. Se sentó con lentitud y en el centro mismo riel silencio que se hizo ante su presencia, dejó caer con simplicidad estas palabras:
—Ya lo maté.
¿A quién y cómo? Algunos sonrieron queriendo tomar la cosa a broma. La mirada de don Pedro los detuvo. Todos nos sentimos incómodos. Era cierto, allí se sentía el hueco de la muerte. Lentamente se dispersó el grupo. Don Pedro se quedó solo, más serio que nunca, un poco lacio, como un astro quemado ya, pero tranquilo, sin remordi­mientos.
No volvió al día siguiente. Nunca volvió. ¿Murió? Acaso le faltó ese odio vivificador. Tal vez vive aún y ahora odia a otro. Reviso mis acciones. Y te aconsejo que hagas lo mismo con las tuyas, no vaya a ser que hayas incurrido en la cólera pacien­te, obstinada, de esos pequeños ojos miopes. ¿Has pensado alguna vez cuántos —acaso muy cercanos a ti— le miran con los mismos ojos de don Pe­dro?



16 comentarios:

  1. En ocasiones nos estorba la conciencia.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. GRAN MENSAJE. UN PLACER VISITAR TU ESPACIO. ¿VAS A TRABAJAR AHORA EN ESTE BLOG?.
    BESOS

    ResponderEliminar
  3. Hola Reltih!
    En Realidad este es el más antiguo, con este comencé publicando mis poesías, pero luego de que fuera hackeado le dí este otro formato, donde comparto con los amigos literatura de autores clásicos entre otros.
    Un beso grande!

    ResponderEliminar
  4. Me has dado una gran alegría cuando te he viste en mi escritorio.
    Gracias Patricia.
    Me ha gustado tu relato y reflexión. No me he encontrado demasiadas personas como Don Pedro, pero mejor no verlas y ser feliz con lo llevamos de bueno en nuestro interior.
    Te dejo un beso de ternura.
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  5. Gracias querida Hermana Ceci!
    Si he estado un poco alejada de la actividad bloggera, pero aquí estamos retomando!!!
    Mi cariño para ti!

    ResponderEliminar
  6. Bienvenida
    Celebremos tu retorno !!!!!!

    Cariños

    ResponderEliminar
  7. Encantada de tenerte de vuelta querida amiga , y nos vuelvas a deleitar con bellas letras. Miles de besinos y feliz inicio de semana te desea esta amiga con inmenso cariño.

    ResponderEliminar
  8. Hola OZNA-OZNA!
    Cómo estás, gracias por tus palabras!
    Beso!

    ResponderEliminar
  9. Hola cielo.
    Un gran relato y reflexión, gracias por compartirlo.
    Te deseo un feliz fin de semana.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  10. Hola Patricia
    Tuve la suerte de recibir tus comentarios en mi blog Esperanzas en la niebla, cuando yo era (y soy) "su chico"
    Parece ser que también tú te tomaste un tiempo sabático
    En todo caso queríamos hacerte partícipe, mi chica y yo, de nuestras bodas de plata y compartir contigo alguno de los momentos y sentimientos de esa celebración. Para ello hemos abierto un blog

    http://alymc25.blogspot.com.es/

    en el que esperamos tu visita

    Un abrazo
    Al + Mc

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Su Chico!!! Bueno ya estaba acostumbrada a decirte así, jaja!!
      Fue un gusto pasar por allí, felicidades para esa linda pareja!!!

      Eliminar
  11. Hola AMPARO!!
    Gracias por pasar, un beso grande!!

    ResponderEliminar
  12. Hola, Patricia!
    Agradezco mucho tu mensaje en nuestro blog. De verdad es una inspiracion y alegria para mi y mis hermanas. Que Dios te llene de sus bendiciones cada dia!

    Sabes? Todas estamos muy contentas de su Santidad, el nuevo Papa Francisco, que es tu paisano. Todo el mundo esta disfrutando de su presencia santa y testimonio autentico. Que Dios le de la fuerza de continuar su gran tarea en la Iglesia.

    Rezo siempre por ti! Cuidate, Patricia!
    Un abrazo,
    Hna. Alicia

    ResponderEliminar
  13. Muchas gracias Hermana por sus palabras, para mi tambien es una inmensa alegría leer sus comentarios aquí.
    En cuanto al Papa Francisco, es para nosostros una emoción grandísima, y una esperanza para todos!!!!
    Gracias por sus rezos que se hacen notar en mi vida!!
    Yo tambien rezo por tí Hermana querida!!!
    un abrazoooo!!!!

    ResponderEliminar

Gracias amigo/a por dejar una de las cosas más sagradas que tenemos las personas: "nuestras palabras"
Las valoro con el alma.

Si lo desea, te invito a pasar también por aquí:
http://masalladeloquevess.blogspot.com/

Un abbrazo sincero. . . Patry